Nachos&Gangas

(@Aeropuerto MTY)

Estoy pensando sobre qué escribir hoy y decidí platicarles de una etapa increible en mi vida: Nachos&Gangas.
Mucha gente siempre me pregunta por qué hablo tanto del Nachos&Gangas, pues ahí les va.
Nachos&Gangas no es un bar. Es un sueño que fuimos forjando con el tiempo. A quienes me preguntan porque se llama así, se las pongo fácil: Ganga es mi socio y yo soy Nacho.
Resulta que el viernes pasado celebramos 5 años de este lugar que ha sidomi escuela en el mundo de los negocios. Ahí hemos aprendido sobre la marcha a manejar un bar que, más que un bar, es como una casa de amigos dispuestos a escuchar música en vivo, tomarse unos tragos y pasarla bien.
Cuando la gente opina “Yo al Nachos no me importa llegar solo porque siempre te encuentras a alguien” es cuando sabemos que el objetivo se logró.
Aún recuerdo como empezó todo
Aún recuerdo cuando estaba sentado con Ganga platicando del sueño.
Recuerdo el desayuno donde cerramos el primer contrato.
Recuerdo el primer robo de un estafador que decía que por 8 mil pesos me conseguría el permiso de alcohol mas rápido.
Recuerdo el primer prestamo que tuvimos que pedir porque no teniamos lana.
Recuerdo el primer día de operación y la locura en todo el lugar.
Los cortes, desveladas, regañadas y a cada uno de nuestro personal.
Recuerdo ir casa por casa recolectando firmas, nuestras primeras citas en el departamento municipal alcoholes. Y no se diga cuando vimos en vivo  la reunión de Cabildo cuando nos dieron el permiso de alcohol.
Recuerdo cuando invitamos a invaluables socios que nos apoyaron en todo momento y fueron parte fundamental.
Han sido momentos con que me voy a llevar a la tumba.
No tengo más que agradecer a cada empleado que hemos tenido, a cada cliente, proovedor, prestamista, y a cada grupo (más de 300) que han tocado en este lugar.
Por eso y mucho más Felicidades Nachos&Gangas vamos por (como dice Ganga) “5 mil años mas”.
Yo soy Viernes
¿y tú?
¿Tienes el valor o te bailo?

Elton John

es escribo desde Las Vegas.

Estoy seguro que cuando regrese a Monterrey despues de 20 días sin dormir en mi cuarto, mi cama va a estar muy celosa.

Hoy les quiero platicar de un concierto que llevaba cazando desde hace varios años.

He tenido la oportunidad de ver varios conciertos en mi vida y éste era uno de los que seguían sin palomita en mi “lista de conciertos antes de morir”.

Hace 4 días llegamos a Las Vegas varios de “Los Míos” (Chapis, Teca, Gangs, Balbulas y Ale) y después de mucha fiesta, apuestas, y buffets fuimos a tan esperado concierto.

“The Million Dollar Piano by Elton John” fue el titulo del show que estábamos por ver. Eso sí, antes una última apuesta en los “Craps” y un “refill” de Ron para estar 100% listos para ver a uno de mis ídolos.

Lo primero que les puedo decir es que es indescriptible el sentimiento de entrar a un escenario con una producción IM-PRE-SIO-NAN-TE. El concierto todavía no empezaba y los 6 estábamos con los nervios colectivos a tope.

Despues de la entrada de varios músicos, entró el, con su gigantesco abrigo y un cárisma que te envuelve y te hace quedar a sus pies.

“The Bitch is Back” fue la primera rola y hacía alusión a que por fín había vuelto a Las Vegas. Despues vino “Benny and The Jets”.

Lo bueno… fue que todos nos pusimos todos de pie. Lo malo… fue que dos hombres con mucho gusto por el baile también se pusieron de pie justo enfrente de nosotros y no nos dejaban ver bien.

Tengo que reconocer que me empecé a desesperar y cuando estaba a punto de decirles algo me acordé de uno de los mejores consejos que alguien me ha dado “No dejes que nadie te robe la oportunidad de pasar una noche perfecta”. Entonces me puse a bailar como ellos y ¡que los de atras de mí se las arreglen!

El climax del concierto para mí fue lo que siguió. Elton empezó la primera frase de “Rocket Man”y con ello la primera lágrima de su servilleta, ¡ah como me gusta esa rola!

Y justo cuando terminó “Rocket Man” siguió ni más ni menos que mi canción favorita en ingles de todos los tiempos: “Tiny Dancer”.

Fue uno de esos momentos donde piensas wow todo este viaje valio la pena por esos 3 minutos. Y justo después vino una parte que me marcó: Sir Elton contó la historia de cómo su co escritor Bernie Taupin escribío la letra de una canción que desde que la leyó supo que iba ser un éxito mundial: “Your Song”.

El artista humildemente dijo que fue esa canción fue la que lo hizo lo que hoy es. Como artista, muchas veces necesitas solamente una canción así de exitosa para consolidar toda una carrera.

Así, por mas de dos horas, Elton a sus 64 años nos demostró que es una leyenda viviente y que su legado musical es atemporal. No importa si eres niño, abuelo, fresa, o hipster una rola buena es una buena rola y no lo puedes negar.

Ya me voy que el avión me va a dejar

Yo Soy Viernes

¿y tú?

El sueño nunca llegó, la realidad lo alcanzó

Si la historia que estoy a punto de contarles me la contara a mí mismo… no me la creería.

Y es que sé que el destino te tiene cosas preparadas pero hay veces que, como me dice mi hermano Sanchez, tú te las encuentras por tu propia energia. Y espero que esa haya sido la razón.

Hay pocas personas de las que yo soy FAN ¡FAN! Y cuando digo “FAN” me refiero a una de esas niñas que vimos en la televisión llorando por Justin Bieber.

Dicho esto les puedo contar que yo me considero FAN de David Aguilar, Edgar Oceransky, Leonel Soto, y Miguel Inzunza.

Resulta que por azares del destino y por un empujon de un gran amigo de saltillo (Rodrigo) terminamos con ellos en una guitarreada. ¡Sí los 4 juntos y nosotros!

Cabe destacar que por haber sido en la semana de mi cumpleaños, éste hubiera sido por mucho un sueño hecho realidad. Pero el sueño nunca llegó, la realidad lo alcanzó.
Ahí estábamos Sánchez, Cesáreo, Pablo, Abelardo y yo en el Bar El Breve Espacio guitarreando con ellos… mís idolos.

(Cuando leo esto parece una fantasía, pero la vida me lo regaló en la vida real)
Ahí estaba David cantando “Eco”(Una canción obligatoria en tu colección musical)  y complaciendo mi cumpleaños con  ”Jazmín” y “Mi abuelo”. Edgar tambien me complació cantando “Que habrá sido de tí” y Miguel y Leonel tocaron rolas que me hicieron llorar. Despues fue nuestro turno, yo les compartí “Camino a Encontrarte” y Sanchez cantó “Tulum”.

Les confieso que hacía ya rato que no se me salian lagrimas de corazón.
Sanchez no paraba de decirme que eso lo había causado yo con mi energía. Pablo no paraba de tomarme fotos y video. Cesáreo no paraba de llorar de la risa viéndome estremecerme.
La vida me regaló un cumpleaños soñado.
Tú imaginate que terminaste tu cumpleaños con cuatro de tus ídolos compartiendo su arte con tus amigos. No sé cómo ni por qué, pero la vida me lo juntó.

video

Son de esas cosas que no se pueden explicar.
El destino me dio su regalo.
Yo te lo comparto.

Yo soy viernes
¿Y tú?

Mi Nueva Familia

Desde el DF, donde estamos haciendo promoción del lanzamiento del disco, me dieron ganas de escribir sobre mis compañeros de aventuras y sueños.

Son cuatro músicos, y nuestro invaluable staff. Son como mi famlia y como no tengo hermanos imagínense cómo suplieron a mis amigos imaginarios que tenía de chiquillo.

Siempre he creído que el destino te tiene preparado algo y nunca sabes cuándo ni por qué empieza y menos cómo va a terminar.

Creo que todo esto que estoy viviendo ahorita pudo haber empezado en una fiesta (creo que era un quinceaños).

Ahí vi a un chavillo altotote flaquillo tocando un teclado. Como yo también empezaba con el piano me acerqué a preguntarle sobre la rola que estaba tocando y PUM! empezamos una amistad que se transformó en una banda.

Lo primero que hicimos fue componer canciones para conquistar niñas guapas. Después nos dimos cuenta que necesitábamos buenos músicos.
Ahí creo que el destino se tardó un poquito porque tuvo que pasar algo de tiempo para encontrar a un chavo que nos asombró la forma en que tocaba la guitarra.

Espero me crean que cuando lo vi tocando la primera vez pense “este pinki flaquillo no sabe el talento que tiene”. Total fuimos y lo convencimos para tocar en un festival de la canción del Tec de Monterrey.

Ahí empezamos. Ahí empezo el sueño de Los Claxons. Ya eramos tres pelados haciendo rolas, ahora con el sueño de grabar un disco profesional.

Las cosas se fueron dando entre esfuerzo, suerte, y unión. Grabamos nuestro primer disco y el día que lo presentamos fue la primera vez que el cuarto del grupo se unió. Lo invitamos a tocar porque sabiamos que era uno de los mejores músicos de Monterrey, tal vez de México.

Tenía el pelo largo, es bien sonriente, y siempre está atento para cualquier platica. Desde ese dia supimos que él era el cuarto integrante y lo invitamos a formar oficialmente al grupo.

Ya eramos cuatro amigos con un disco (para mí uno de los mejores de la banda) empezando a dar conciertos con cada vez más gente y cada vez en más ciudades.

Grabamos un segundo disco y todo seguía su curso. El destino seguía dándonos pequeños ejemplos de que nuestra música le estaba dejando “algo” a “alguien”. Esto apenas estaba empezando.

Para el tercer disco tuvimos al personaje que nos faltaba. Mucho menor que nosotros en edad, pero con el carisma y alegría que sólo los sinaloenses tienen.

Él cerró el circulo, y tanto la vibra como el sonido de la banda llegó a donde tenía que llegar.

Hoy que seguimos viviendo un sueño, agradezco que lo estoy haciendo EN FAMILIA y creo sinceramente que difícilmente algo o alguien nos podría separar.

Yo soy viernes
¿Y tú?

El Regreso de “Los Dioses”

Comienzo la era de Yo Soy Viernes con la vivencia de un concierto que marcó el comienzo de mi amor por los escenarios: Caifanes. Como hace 15 años, 6 amigos y yo nos pusimos las pilas para dejar cualquier actividad/asunto/compromiso y lanzarnos al concierto de una de las bandas que me marcó para siempre.

La tarde comenzó con cervezas forzadas previas y un recuento de canciones que marcaron una época maravillosa de nuestra juventud. Ansiosos, emocionados, nerviosos… ¿Nervios?, sí, como hace años no sentía en un concierto. Ahí estabamos todos con la misma cara que teníamos hace 15 años en el Estadio de Beisbol Monterrey.
Y de pronto, él. Saúl Hernández salió al escenario a recordarnos que es el “dios” de una generación que nos tocó la rara transicion de escuchar su musica con todos los prototipos posibles: desde viniles, casets, CDs, mini discs, y ahora Ipods.
Él, con su voz demostró que puede calmar a un pueblo entero y transmitirnos paz con muy pocas palabras. Él, aunque irónicamente le queda poca “voz”, sigue siendo La Voz Autorizada del Rock.
Ahora más que nunca Monterrey bien necesitó a los “Dioses” que estuvieron “Ocultos” por varios años. Pero esperaron el momento justo.

Gracias Saúl, por reunir a la vieja guardia y recordar los tiempos donde el mejor viernes de mucho tiempo fue cuando te vi en un concierto y me dieron ganas de ser tú.
¿Será por eso que me puse nervioso?
Será por eso que me dan elecroshocks.

¿Yo Soy Viernes y tu?

Nachito10